Illustration, wildlife, zoology, spring hare, jumping hare, snake. En las áridas tierras del Kalahari, después de la temporada de lluvias ,la hierba es superabundante, pero después de un corto tiempo, son consumidas por los grandes herbívoros dejando una pequeñísima parte muy reducida para que los herbívoros puedan aprovecharla, así que en la mayor parte del año hay un nicho ecológico vacío, ya que hay un pequeño suministro de alimento que no es consumido. Pero como todos sabemos, la naturaleza no deja huecos y tarde o temprano se ocupara ese nicho ecológico. Tendría que ser un animalillo pequeño, ya que para los grandes herbívoros no es valido. Pero claro, un animalillo pequeñín no podría hacer largos recorridos para alimentarse de la reducida hierba del entorno, siendo muy visible y vulnerable desde lejos y exponiéndose a los depredadores, no lograría sobrevivir. Pero claro como sospecháis, la naturaleza tarde o temprano da con algún truco para solucionar este problemilla y he aquí cuando aparece nuestra amiga protagonista, la liebre saltadora, (Pedetes capensis), que aunque llamada así, es un roedor, (Rodenthia) y no un lagomorfo, (Lagomorpha). Es un simpático animalito de unos 3 kg, lo bastante pequeño para poder aprovechar los nutrientes de la reducida hierba y también lo bastante grande para poder desplazarse con sus grandes saltos de hasta 4 mt, cuando un depredador le persigue, porque ese es el problema de nuestra amiga, como todo en esta vida, tiene sus ventajas e inconvenientes y la ventaja para ella es que tiene un alimento, todo para ella solita, pero tiene el inconveniente que es una presa lo suficiente pequeña para serpientes, lechuzas y mangostas y lo suficiente grande como para atraer la atención de los depredadores mayores, incluidos los leones, los superdepredadores de África, ¡Vamos!, que nuestra amiga lo lleva crudo, menos mal que tiene muy buen oído para detectarlos, así como unos grandes ojos adaptados a las salidas nocturnas y que junto a su velocidad, ha podido sobrevivir durante millones de años, en el duro desierto del Kalahari. Si, si…… no os preocupéis…… su peligrosa vecina, la cobra del cabo, (Naja nivea), ha sido detectada, así que la rubiale ofidia, tendrá que buscarse otro gourmet, menos esquivo, huidizo y veloz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *